La uruguaya: entre la diversión y la profundidad

 Lo mejor es escoger un lugar apacible para saborear esta novela corta. Es el primer libro que leo de Mairal y me encantó

Esta novela de Pedro Mairal, y el autor en sí, ha sido para mí un gran descubrimiento. La uruguaya es de estas novelas breves, concisas, divertidas y profundas, a las que no les sobra ni les falta nada. Cada palabra y cada coma están donde deben estar; la trama atrapa desde la primera línea, es divertida y a la vez nos pone en una posición incómoda, nos hacemos preguntas, nos cuestionamos para terminar aceptando lo inevitable: todos somos así, nos dejamos llevar por nuestras pasiones. 

Antes de comprar el libro ya me había enganchado a la lectura. Las primeras páginas las disfruté en la misma librería

La uruguaya es una novela corta, que se disfruta en dos horas. Se recomienda al lector tomarse ese tiempo para leerla. Todavía recuerdo al librero sevillano que me vendió la obra: «Tiene una verdadera joya en sus manos», me dijo. Y no se equivocó. El nombre propio de la uruguaya es Magalí Guerra; el protagonista del libro es el escritor Lucas Pereyra, casado y con un hijo. La conoce en un festival literario en Uruguay. Un año después, planea un viaje de Buenos Aires a Montevideo para cobrar un dinero (evitando las restricciones cambiarias de Argentina) y sobre todo reencontrarse con la hermosa joven. La novela transcurre en el día en que Pereyra viaja a Montevideo; el autor nos hace un recorrido diferente sobre la ciudad que tanto admiran los porteños, pero además hay sexo, infidelidad, humor, crisis existencial, mezquindad, amargura, traición e incluso fútbol.

Para una novela tan breve, una tapa delicada y diferente. Estas ostras “fusión” recuerdan los lujos con los que soñaba Lucas Pereyra cuando cobrara el dinero en Montevideo.

Una reseña breve para una novela breve. En palabras de Leila Guerriero: «La pérdida y la recuperación del deseo, el afán de la eterna aventura, el terremoto de la paternidad, la huida hacia adelante… todo está en esta novela que transcurre en un solo día, engarzado en la prosa brillante de Pedro Mairal, uno de los mejores escritores latinoamericanos»

Fragmento: 

“Qué iluso. No tenía idea de nada y me hacía el superado, el veterano. Por suerte nunca te escribí. Mastiqué mis dudas, mis inseguridades. Era mi actitud de desempleado, de tipo que no provee, mi impotencia de macho cazador, pidiéndote si podías hacerme una transferencia, pidiéndole medio en secreto diez mil pesos a mi hermano mientras él hacía el asado, y esas planillas Excel que tanto te gustaba hacer, mis números en rojo, mi deuda creciendo. No era muy erótico el asunto, lo admito. Y es cierto que ya Mr. Lucas estaba un poco más viejo, menos atractivo. O por lo menos yo me sentía así. Vencida la columna, más prominente mi rollo de flaco con panza, algunas canas en la cabeza y en el pubis, y la pija que casi de un día para el otro se me torció, se me curvó levemente hacia la derecha, como si se me enloqueciera la brújula y abandonara el norte para apuntar un poco al Este, hacia la Banda Oriental. Eso me pasaba sobre todo, tenía la mente en otro lado. Y a veces cuando llegabas me descubrías mirando el atardecer en el balcón agarrado como un preso de la reja que pusimos cuando Maiko empezó a caminar.  La vibración del barco me adormeció. Volví a abrir los ojos: había salido el sol sobre el río. Ya estábamos cerca de Colonia. Mi teléfono enganchó señal y me entró el mail de Guerra contestándome: «Dale. A las dos. Mismo lugar que la otra vez.» Entonces dije su nombre, para mí, contra el vidrio, mirando el agua que brillaba como plata líquida: —Magalí Guerra Zabala. Lo repetí dos veces”.

Ficha


La uruguaya
Editorial: Libros del Asteroide
Año: 2017
Año de primera publicación: 2016
Páginas: 144
Mi valoración: 5/5
Valoración en Goodreads: 3,72

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *