Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado: recuerdos conmovedores

Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado debe leerse en un espacio abierto, sin encierros. Foto: Eduardo Arrieche

Este libro tiene fragmentos muy duros de leer, pero también cuenta con partes divertidas e inocentes

No tenía idea de la existencia de este libro ni conocía mucho de la vida de Maya Angelou hasta que recibí Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado como regalo. Me llevé una grata sorpresa, no solo por lo interesante de leer las memorias de esta autora, sino por aprender sobre su vida y su legado.

En Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado, el primer libro de su serie autobiográfica, Angelou nos cuenta anécdotas personales haciendo un recorrido cronológico por los eventos más significativos de su infancia y su adolescencia. Con una pluma inocente y ágil nos hace trasladarnos en el tiempo, enamorarnos de su hermano Bailey, temer a su abuela, idolatrar a su madre y admirar el carisma de su padre.

Desde las primeras páginas entendemos el valor de sus recuerdos, nos transporta a Arkansas en un periodo muy racista —en los años 30 y 40— en Estados Unidos, con mucha sencillez y naturalidad. Aunque sus vivencias las relata desde la perspectiva de una niña, sorprende leer sobre el “barrio de los negros” o la “zona de los blancos”, las diferencias entre un colegio de niños negros y otro de blancos. Las tradiciones, las segregaciones y el gran peso de la Iglesia.

Los dulces son excelentes acompañamientos, en especial los chocolates Hershey’s o MilkyWay porque eran los que comía Maya de niña. Foto: Andrea Miliani

Me tomo la libertad de hacer un spoiler en este párrafo porque me parece válida la advertencia: en este libro encontré una de las lecturas más dolorosas de abuso infantil con las que me he topado. Aunque Angelou escribe con mucha sutileza esta terrible experiencia que vivió a los 8 años de edad, sentí muchísimo dolor y angustia al leer esta parte.

Pero no todo es tragedia, también encontramos fragmentos muy divertidos y pensamientos ingenuos que me hicieron recordar mi infancia. Por ejemplo, Maya hablaba con su hermano en “Pig Latin”, una jerigonza que también existió en mi familia pero de forma distinta y le llamábamos “hablar por la Pe”. ¿Alpa gupu napa vezpe hapa blaspa tepe apa sípi?

En general me gustó mucho el libro, creo que tiene un peso histórico valiosísimo y tiene enseñanzas de vida muy profundas. Sin embargo, hubo momentos en los que me pesó la lectura, tanto por lo indignantes de algunas anécdotas, como por no sentirme tan identificada con la forma en la que podría sentirse un estadounidense: por las referencias geográficas, históricas y de productos. Lo que realmente me motivó a terminar el libro fue leer sobre su biografía.

Un árbol solitario dentro de un parque es el espacio ideal para leer las memorias de Maya Angelou. Es importante sentir libertad y a la vez tranquilidad para reflexionar. Foto: Eduardo Arrieche

Cuando leí un artículo de la revista The Poetry Foundation y descubrí que esa niña callada que se refugiaba en los libros terminó siendo una prestigiosa artista (cantante, poeta, bailarina), defensora de los derechos humanos, periodista en África y que trabajó junto a figuras públicas importantísimas de la historia, quise seguir conociendo sobre los inicios de esta verdadera Mujer Maravilla.

Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado es una lectura poderosa, nos ayuda a entender la gravedad del racismo y lo absurdas que pueden ser las normas sociales y algunas leyes. En estos momentos en los que se perciben a escala global ideas de xenofobia y racismo, Maya Angelou debe ser recordada, leída y releída.


Los datos

  • Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado estuvo nominado en 2011 por la revista Time como uno de los mejores libros y de los más influyentes publicados desde 1923.
  • Tuvo 39 prohibiciones y acusaciones públicas en librerías y escuelas desde su publicación en 1983 por su contenido sobre racismo, sexualidad y violación.
  • Ha tenido mucha polémica en Estados Unidos por estar en la lista de lecturas de estudiantes de liceos.
  • También escribió un poema llamado Pájaro enjaulado.
  • Hay una película inspirada en este libro, dirigida por Fielder Cook, que llegó a los cines en 1979.

 


El fragmento

“El ángel de los dulces del mostrador finalmente me encontró, y me estaba poniendo una penitencia insoportable por todos los Milky Ways, Mounds, Mr. Good Bars y Hersheys con almendras que me había robado. Tenía dos caries podridas hasta las encías. El dolor era más fuerte que las aspirinas trituradas o el aceite de clavo de olor. Solo una cosa podía ayudarme, así que recé seriamente por que me pudiera sentar bajo la casa y que la estructura colapsara sobre el lado izquierdo de mi mandíbula. Como no había ningún dentista negro en Stamps, ni ningún otro tipo de doctor, Momma había lidiado con dolores dentales anteriores sacando los dientes (amarrando un hilo al diente y el otro extremo enredado en su puño), con analgésicos y oraciones. En este caso en particular, la medicina no había sido efectiva; no había suficiente esmalte para pegar el hilo al diente, y las oraciones estaban siendo ignoradas porque el ángel se balanceaba para bloquearles el paso”.

-Traducción del fragmento por Andrea Miliani para Literatura en la Ciudad


Sobre la autora

Marguerite Annie Johnson Angelou, mejor conocida como Maya Angelou, nació el 4 de abril de 1928 y murió el 28 de mayo de 2014. Fue poeta, escritora, activista política, periodista, profesora, bailarina, cantante, actriz y la primera directora negra de Hollywood. Defendió los derechos humanos y combatió el racismo junto a Martin Luther King y Malcom X. Fue editora y escritora independiente en Egipto y Ghana.  En 1969 publicó su primera novela autobiográfica Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado (I know why the caged bird sings en inglés), el primer tomo de una serie de memorias que se compone de 6 libros. Este primer libro fue el que la dio a conocer y se convirtió en el primer best-seller de una mujer afroamericana en Estados Unidos. Luego, continuó publicando obras de poesía, ensayos, y guiones de televisión y cine. Fue aclamada y reconocida por sus obras y su gran labor humanitaria. Obtuvo más 50 títulos honoríficos. Además, en el año 2000 el presidente Bill Clinton le otorgó la Medalla Nacional de las Artes y el presidente Barack Obama le concedió la Medalla Presidencial de la Libertad en 2010.

2 Replies to “Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado: recuerdos conmovedores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *